add this print this page

Recuerdos de...

Caballos, arte y comunidad

La iniciativa educativa de Bard en Nicaragua

Por
April 2012
No sabíamos qué esperar cuando entramos al pequeño pueblo de Chacraseca. En la oscuridad de la noche pudimos ver brevemente las casas en que viviríamos durante las próximas tres semanas. Cuando Sofía y yo llegamos a nuestra casa, tomamos nuestra pichinga de agua purificada y dimos las buenas noches a los otros nueve miembros del grupo de la iniciativa de educación en Nicaragua de Bard.

Los viajes de estudiantes de la universidad Bard a Nicaragua empezaron en 1999 en respuesta a los desastres provocados por el Huracán Mitch. La intención era recaudar dinero para reconstruir edificios y restablecer la sostenibilidad. Hoy la iniciativa continúa como una manera para los estudiantes de Bard y la comunidad de Chacraseca de hacer conexiones y aprender sobre la cultura del otro. Durante tres semanas en las vacaciones de invierno, un grupo de once estudiantes viven con familias en Chacraseca mientras enseñan inglés y hacen proyectos de arte con los jóvenes del pueblo.

Hubo muchas experiencias nuevas y momentos divertidos para nuestro grupo de los Estados Unidos. Nunca voy a olvidar la cara de Clara, mi anfitriona, cuando le conté que nunca en mi vida había andado a caballo. Era raro porque Chacraseca es un pueblo con niños de tres años que ya andan a caballo. A la semana siguiente Clara corrigió este problema y trajo un caballo a la casa para que yo lo montara.

Otro momento impreso en mi memoria es uno de los primeros proyectos de pintura. Durante la primera semana conocimos a todos los niños y empezamos a entender por cuánto tiempo nos podrían prestar atención. Después de las clases de inglés, les dimos pinceles, tinta y papel para que pintaran retratos de sus familias. Aunque empezaron con la tarea, se aburrían y dos de los niños, Guerry y Alej, decidieron que era más divertido pintar el cuerpo de Jorge, uno de nuestro grupo. Cuando los otros chicos vieron la nueva actividad, todos perdieron el interés por sus retratos y pintaron a Jorge.

Seguimos pensando en qué más podemos hacer en Chacraseca aparte de enseñar arte e inglés. Muchos de los niños del pueblo sufren de problemas en los dientes. Vimos que los dientes de muchos de los niños estaban pudriéndose. Un día entendimos todos los efectos de esto. Estábamos jugando cuando una niña de cuatro años se puso a llorar. No sólo se le podrían los dientes, sino que le dolían mucho y no había nada para aliviar el dolor. Nos dimos cuenta que todo el tiempo les duelen los dientes.

Para el año que viene, queremos desarrollar un plan con la iniciativa educativo de Bard para un programa de salud en Chacraseca. Estamos buscando dentistas que puedan donar cepillos de dientes, pasta de dientes e hilo dental. Queremos enviar los productos al pueblo para que los médicos y adultos puedan mostrar cómo mejorar la salud dental. También queremos trabajar con el pueblo para crear un programa y charlas sobre la salud sexual. Hemos hablado con los líderes del pueblo y estamos de acuerdo que lo más importante es mantener el contacto durante todo el año. Podemos trabajar con la gente de Chacraseca para intercambiar ideas y desarrollar programas útiles.

Al final de las tres semanas en Nicaragua, nos sentimos muy triste de volvernos. Es muy difícil vivir con una familia por tres semanas y de repente irse. El otro día recibí un correo electrónico de Clara por primera vez. Antes del viaje, ella no tenía correo electrónico pero lo abrió para estar en contacto con Sofía y conmigo. Estoy tan feliz que continuamos hablando y que algún día, cuando regrese a Nicaragua, voy a regresar a una comunidad y a una familia maravillosa.





back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.