add this print this page

Editorial

Limpiando la Casa

Por Mariel Fiori
April 2012

Abril, ya con la primavera empieza la famosa y esperada limpieza de primavera que dará lugar a las mentadas ventas de garage, o yard sales como las conocemos aquí, que aparecerán por todo nuestro Valle de Hudson cada fin de semana tentándonos con las gangas que otras personas ya no necesitan.  

En mis dos editoriales anteriores escribí sobre mujeres fuertes y luchadoras de Colombia y también hispanas del estado de Nueva York que han avanzado muchísimo en sus vidas y carreras a través de sus acciones solidarias. ¿Cómo se hace para llegar a eso? Por supuesto que la envidia o los celos no podrían llevarnos muy lejos (más que al hospital por las úlceras que nos estaríamos creando a nosotros mismos). Así que este mes decidí invitar a reflexionar sobre la limpieza de nuestra casa más importante, la casa de nosotros mismos. Si le interesa el tema, siga leyendo. Sino, lo invito a continuar con la revista La Voz de abril.

Una amiga que conocí en Chicago hace unos años, cada día me manda unos pensamientos que comparto aquí. Cuando alguien hace algo que te afecta personalmente, escribe Ana Cecilia, como un insulto, una agresión verbal, alguien destruye  años de trabajo, te da la impresión de que tu rabia es justificada. Pero los principios son los mismos. Tú estás, en tu mente, intentando controlar y cambiar lo que no puedes cambiar: el pasado, los demás, o las situaciones que ocurren a más de metros de distancia de ti. La causa mas profunda del sufrimiento llamada ira viene sin aviso porque no eres consciente de ello, pero si observas lo que estaba sucediendo en ese momento en tu mente, verás las imágenes de  problema que acabas de pasar, ese estado de agitación se llama ira. Pero en términos espirituales se llama apego. El apego es un error que todos cometemos en nuestra conciencia y crea aquello que se conoce como ego. Desde un punto de vista espiritual, el ego es la causa de todo sufrimiento, y cualquier clase de sufrimiento se encuentra y se siente a nivel emocional en distintas formas de miedo, ira y tristeza. La solución, dice Ana Cecilia, es no apegarse a nada, a ninguna expectativa ni resultado en particular, el desapego significa que ya no dependes de ninguna  situación, persona o interés particular para sentir paz y felicidad.

Y para los que superaron ya el apego y no sufren tanto por las acciones de los demás, ya se puede ir pensando en cómo afectar positivamente el mundo que nos rodea. Para eso, recuerda Ana Cecilia, de la Universidad Espiritual Brahma Kumaris, hay que conservar la paz como líderes. Así, en el momento que un líder pierde los nervios, deja de ser un verdadero líder. La base de un buen liderazgo es la habilidad para mantener la calma, que a su vez es la base para adoptar una actitud positiva, abierta y solidaria. El respeto y la confianza son la trama de una verdadera paz interior que mantiene unidos a los implicados. Si sueles perder los estribos, explica Ana Cecilia, significa que tienes una baja auto confianza y auto estima. Y si sientes la necesidad de controlar y manipular a los demás para mantener tu propia postura, quiere decir que apenas tienes amor propio y crees valer poco. Y cuando se tiene una baja auto estima y muy poco amor propio, es casi imposible respetar a los demás ya que no puedes dar a los demás lo que no tienes. Y si los demás no respetan ni confían en el líder, no puedes dirigir a nadie. Sabemos instintivamente que perder la paz es fracasar, y al fracasar reforzamos la baja auto estima y poco amor propio. El saber mantener la calma cuando hay agitación y pánico es un verdadero arte, concluye.

Decidí compartir estas reflexiones entre muchas otras ya que nunca viene mal recordarnos un poco a nosotros mismos, en medio de tantas complicaciones de la vida diaria que “la caridad bien entendida empieza por casa” y una limpieza de nuestra propia casa es útil si queremos avanzar en la vida. Así la próxima vez que presentemos en La Voz más líderes en nuestra comunidad hispana, estaremos escribiendo sobre alguno de ustedes. Ese es mi deseo para el mes de abril.

¡Y que comience la limpieza de primavera!




COPYRIGHT 2012


back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.