add this print this page
La activista Rebecca Fuentes, a la derecha.
La activista Rebecca Fuentes, a la derecha.

Editorial

¡Sí, se puede!

Por Mariel Fiori
March 2012

El mes pasado escribía sobre dos mujeres fuertes que están trabajando para mejorar la situación de su pueblo en las montañas de Colombia. Este mes sigo con las mujeres fuertes (y¿por qué no? si marzo es justamente el Mes de la Mujer) pero de este lado, mujeres latinas que luchan en nuestro estado de Nueva York. Estas no son todas, claro, pero, como se suele decir, para muestra basta un botón (o tres).

Una de ellas es Rebecca Fuentes, de 39 años y organizadora comunitaria en el Centro de Trabajadores de Syracuse, Nueva York. Nació en California pero a los tres años, su madre, que era trabajadora agrícola, decidió regresar con sus hijos a Tijuana, México. Fuentes tuvo muchos trabajos, como empleada doméstica, secretaria de escuela, cajera y hasta policía militar cuando ingresó al ejército en 1996. Recién en 2005 logró cumplir su sueño de obtener un título universitario y ahora sigue su camino para obtener una maestría en educación. En su trabajo actual Fuentes ayudó a un grupo de trabajadores con visa H2B en la Feria del Estado de Nueva York que trabajaban en condiciones de abuso extremo y explotación (tenían que trabajar 16 a 18 horas por día, con un descanso de 15 minutos y una comida por una paga de $1 por hora, y tenían que dormir hacinados en un trailer infectado de insectos). Como resultado de su esfuerzo, los trabajadores recibieron $115.000 en sueldos atrasados y el empleador además tuvo que pagar una multa de $50.000 y fue acusado de tráfico humano. Fuentes dice “siempre creí en la justicia social y que cada uno de nosotros puede hacer la diferencia. Crecí con oportunidades limitadas pero fui beneficiada por muchos actos de bondad de muchas personas que creían en la justicia y la equidad”.

Otro botón de muestra es Ligia Guallpa, de 26 años y originaria de Gualeco, Ecuador, que desde los 10 años vive en la ciudad de Nueva York donde trabaja como organizadora líder del Proyecto de Organización de Jornaleros (Day Laborer Organizing Project). En esta posición logró construir muchas relaciones estratégicas con el Departamento de Labor y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, según sus siglas en inglés) para tratar lesiones graves en el lugar de trabajo que afectan directamente a los trabajadores inmigrantes de bajos ingresos. Su capacidad de educar e inspirar la auto-suficiencia en los trabajadores hizo posible el desarrollo de comités y cooperativas donde los trabajadores son los dueños, como por ejemplo, una empresa cooperativa de servicios de comida y bebida en Queens, y otra de limpieza en Brooklyn.

Los logros de la portorriqueña Rosevelie Márquez Morales, de 33 años, no se quedan atrás. Márquez es abogada graduada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham y actual presidente de la Asociación Puertorriqueña de Abogados (PRBA, según sus siglas en inglés). Desde ese cargo, tuvo el honor de testificar ante el Consejo de la Ciudad de Nueva York en apoyo de la resolución de aprobación de la nominación de su Señoría Sonia Sotomayor como Jueza de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos. El deseo de Márquez es que más latinos sean líderes en la profesión legal aunque “demasiados estudiantes latinos no alcanzan su potencial máximo. Y esto no se debe a la falta de talento en nuestras comunidades sino a la falta de acceso a la información, el conocimiento de sus derechos y opciones, y la falta de estímulo”. Y por eso se dedica a que las comunidades con las que trabaja prosperen personal y profesionalmente.

Estas tres mujeres, Rebecca, Ligia y Rosevelie, han sido nombradas finalistas al reconocimiento de estrellas latinas en ascenso del año por la Coalición Hispana de Nueva York, que ha nominado a 40 latinos menores de 40 años (20 hombres y 20 mujeres http://www.hcnewyork.com/2012-rising-stars.html).

Sus historias sirven de inspiración y modelo a otros hombres y mujeres que vivimos en el Valle de Hudson. Porque básicamente ya no nos quedan excusas para cambiar lo que no nos gusta de nuestras vidas y nuestra comunidad ¡Sí, se puede!

 

Mariel Fiori, Directora


back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.