add this print this page

Viajar sin Ataduras (III)

El duelo migratorio

Por María Elena Ferrer
October 2011
La migración es un cambio vital que, como todo proceso de cambio, comporta ganancias y pérdidas. Supone también un factor de riesgo para la salud mental porque conlleva la elaboración de una serie de dificultades y de tensiones que generan mucho estrés y que no están presentes en la mayoría de los procesos de crisis y cambio.

Todo ha cambiado, pero queremos que todo sea igual. ¿Cómo entenderlo?

En el duelo migratorio encontramos unas características específicas que lo diferencian de otros duelos y que suponen una mayor complejidad en su elaboración. Éstas son la parcialidad, la recurrencia y lamultiplicidad.

Parcialidad porque en el caso de la migración, el objeto de duelo, el entorno de origen de quien ha migrado, no desaparece del todo y siempre cabe la posibilidad de contactar nuevamente con él o de regresar -- salvo en el caso de los refugiados que, por no poder regresar, suman más complicación en su duelo. 

Los vínculos con el lugar de origen siguen activos durante toda la vida y se expresan a través de las “fantasías de regreso” íntimamente relacionadas con la recurrencia del duelo migratorio, lo que favorece la aparición de estados depresivos. Tales fantasías no se limitan a la idea de volver física y definitivamente, sino que incluyen las odiosas comparaciones que tienden a “volver al pasado” mentalmente, una y otra vez.

Multiplicidad porque seguramente, ninguna otra situación de la vida de una persona -- incluyendo la pérdida de un ser querido -- supone tantos cambios como la migración. Según Axotegui, psiquiatra del SAPPIR y profesor titular de la Universidad de Barcelona, hay como mínimo siete duelos en la migración: la familia y amigos, la lengua, la cultura, la tierra, el nivel social, el contacto con el grupo étnico y los riesgos físicos ligados a la migración.

Enfrentar la realidad de forma madura, reconociendo cada cambio como una nueva ganancia (nuevas experiencias, nuevos elementos, nuevos códigos) en lugar de una pérdida (lo conocido y lo familiar), permiten una adecuada elaboración de todo el proceso brindando nuevas fortalezas a la persona que ha migrado y una mayor riqueza a la sociedad de acogida.



back to top

COPYRIGHT 2011
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.