add this print this page

Humor

Futbolísticamente hablando

(Una idea para comunicarse con el marido durante el mundial)
 

Por Arturo Delgado
July 2018

Señora, seguramente alguna vez ha escuchado decir que “si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él”.  Pues nada más cierto y apropiado en esta temporada futbolística en la que usted ha comprendido que no tiene sentido seguir luchando contra el Goliat de la copa mundial, que tiene a su marido pegado como chicle al televisor.  Pues, no luche más, que será inútil.  Más bien aproveche la terminología del balompié para lograr que su esposo la escuche… en algunas fracciones de minuto durante el día.
En la mañana, al levantarse, por ejemplo, no lo llame por su nombre sino más bien dígale: “Buenos días, campeón, ya levántate para que entres al camerino, te duches, te vistas, tomes desayuno y estés listo para ver a los albicelestes discípulos de Maradona enfrentarse a la naranja mecánica holandesa. Ah, el control remoto está en el flanco derecho del sofá”.  

Luego, antes de salir a hacer las compras, recuérdele: “Mi número 10, voy a salir del estadio hogareño para comprar algunas cositas, sin olvidarme de tu cerveza, por supuesto. Por favor, emplea estricta marcación a los niños y si pelean o cometen alguna infracción, les sacas tarjeta amarilla o los mandas a la banca hasta que yo llegue”.  

Por la tarde, déjelo tranquilo porque si ha ganado su equipo estará demasiado eufórico y efervescente como para que usted lo interrumpa, y tendrá cero tolerancia para atenderla en medio de su dolor si su equipo ha perdido.  

Por último, al caer la noche, cuando entre en “shorts” a la recámara, pretendiendo ponerse demasiado cariñoso (usted me entiende), adviértale: “Mira, goleador, se ve clarísimo que estás con la bandera arriba y dispuesto a por lo menos 45 minutos de acción y, no creas, a mí también me encantarían un par de goles, uno en el área chica y otro de tiro de esquina, si incluso te confieso que en estos días en que has estado ocupadísimo me provocaba conseguirte un suplente para un par de tiros libres, pero resulta que hoy es justo el día del mes en que estoy con tarjeta roja, así que estaré inhabilitada por unos cuantos días, ¿ok?  Mientras tanto, yo creo que debes hacer como cualquier buen arquero y usar tus manos con la mayor habilidad posible”.

Así, mi estimada, termina usted la noche invicta y consigue la hazaña de que su marido le haga caso un par de veces en veinticuatro horas. 
 

back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Muy bueno Arturo tu escrito! Me hizo reír! Maria Viale
Posted: 7/6/2018