add this print this page

Estas escuelas nos pertenecen, por qué no podemos abandonar a la escuela pública

Notas a una charla de Emily Gasoi y Deborah Meier

Por María Cecilia Deferrari
June 2018

Les cuento una historia. En Mount Vernon, NY, alrededor de 1992, mi madre a los 51 años sintió la necesidad de expresarse, sin ser aún ciudadana estadounidense. La cosa muy peligrosa, subversiva, que mi madre iba a hacer era participar en el forum público, abiertamente. Se anotó para hablar y la filmaron en el noticioso del foro comunitario. Declaró que las clases pequeñas con pocos alumnos y las escuelas locales eran esenciales para una buena educación
Les doy el contexto. Mi madre se graduó de la escuela secundaria con título de Maestra en Buenos Aires de una "escuela normal", una escuela secundaria especializada con influencia del método Montessori. Mi madre, hija de inmigrantes pobres, llegó a ser abogada. Conoció a mi padre en la Escuela de Derecho de la Universidad Pública. Cuando lo contrataron para trabajar en las Naciones Unidas como traductor, ella emigró con él. Mis padres pensaron venir a Nueva York por un año, en 1974, pero hubo un golpe militar y tiraban seres humanos desde los aviones al océano con las tripas cortadas, por tener ideas diferentes, por tener "malas compañías" o figurar en la libreta de direcciones de alguien que consideraban enemigo. A mi padre le extendieron el contrato y bueno, se quedaron aquí.
                                                                                                                    
A los 9 años, no entendía realmente porqué mi madre lloraba a lágrima viva delante de la tele cuando pasaban las elecciones democráticas en la Argentina.
Por esto, la democracia me es tan importante.
Por esto, la canción de Woody Guthrie me hace llorar.

Por esto, la publicación más reciente These Schools Belong To You And Me: Why We Can't Afford To Abandon Our Public Schools [Estas escuelas nos pertencecen: Porqué no podemos abandonar a la Escuela Pública] de Emily Gasoi y Deborah Meier ganadora del premio MacArthur me importa tanto.

Poseo las habilidades lingüísticas que me hicieron educadora, lingüista y artista porque mi madre y yo nos sentábamos juntas a repasar el vocabulario de la serie educativa "Wordly Wise". Ella aprendía pronunciación del inglés y yo aprendía las palabras del inglés traducidas al castellano, con el diccionario de inglés Webster's completo al lado y la colección de más de cien diccionarios de mis padres al fondo en la biblioteca. Me crié en la cultura del hogar en la cual el estudio es una de las cosas más sagradas. La preparación para los exámenes semanales de ortografía era tan seria como la defensa de una tesis. La Escuela Pública me dio la posibilidad de disfrutar plenamente de la gloria que es el idioma inglés.

Muchas de mis habilidades se deben a los maestros catalizadores del cambio que tuve en esos años tempranos en Pennington-Grimes School.

Por supuesto, también estaban los maestros mediocres, agotados y peligrosamente negativos que no voy a mencionar. No lograron ubicarme en el grupo de lectura inferior en primer grado porque mis padres se opusieron defendiéndome.

La Escuela pública en los Estados Unidos proporcionó la información que catalizó la transformación en muchas generaciones. Esa cosa misteriosa e inefable llamada inteligencia y pensamiento abstracto no se miden por los exámenes de "respuestas múltiples" [multiple choice] y círculos en los puntos. No es un proceso lineal.

Gasoi y Meier hablan con respecto a la adicción actual al instrumento de pruebas estandarizadas y la recopilación de datos. En vez de enseñar para la prueba estandarizada, proponen trabajos del estudiante y atención al todo.

Proponen una Escuela Pública en la cual los maestros que lo son por vocación y afición enseñen y tengan un entorno que fomenta la colaboración. En esta escuela la responsabilidad de los maestros entre sí es enseñar a sus estudiantes, con excelencia. Proponen la enseñanza como una democracia, "del, por y para el pueblo", donde la voz de cada uno importa, y preguntan, "¿cómo sería esta escuela?"

Gasoi y Meier también examinan la privatización de las escuelas públicas, la disolución de la protección de los sindicatos de maestros, las altas tazas de agotamiento de los nuevos maestros sin esta protección y de las huelgas de maestros que actualmente ocurren en los estados del oeste medio del los Estados Unidos.

En The Power of Their Ideas, Meier escribió: "Independientemente de cuán mal las cosas parezcan hoy o las malas noticias que pueden ocurrir mañana, lo que me da esperanza es nuestra capacidad infinita para inventar el futuro imaginando las cosas de manera diferente".

Entremos en esta nueva historia.

*Traducción al castellano por María Cecilia Deferrari y Matilde Arditti Deferrari.

 

back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.