add this print this page

El poder de amor

El camino de la vida es más fácil con afecto y amor incondicional

Por Dora Inés Grosso García
April 2018

Esta es una propuesta desde la Inteligencia emocional para reflexionar acerca del papel que tenemos como seres humanos en la Crianza de los niños y niñas y la importancia del amor Incondicional en este proceso ya que estamos continuamente interactuando, dando y recibiendo amor. Para todas las culturas la familia es la base, es donde se forman los principios y valores, es el centro de las dinámicas sociales.
Observemos la importancia de las prácticas de Crianza que tenemos en nuestra familia y si están basadas en el amor incondicional o nutritivo. El amor proporciona seguridad, comprensión, tolerancia y favorece la construcción de la identidad de los miembros de la familia y su felicidad.
El amor incondicional forma hábitos saludables, con disciplina, evitando lo que le puede causar daño al otro, haciendo acuerdos, asumiendo las consecuencias de las acciones, genera reglas claras y consistentes, fortalece los valores y los límites claros, no se impone, te permite ser auténtico y favorece la construcción del sentido de vida.

¿Cuál es el “estilo de crianza” que tenemos en nuestras vivencias cotidianas? ¿Eres del estilo de papá o mamá donde el amor se negocia con premio y castigo? ¿En tu familia el amor se exige con rigidez? ¿Quieres tener la razón, tener el control, impones las normas, disciplinas en exceso?

 Estilo Autoritario: En esta familia mando Yo, se hace lo que Yo digo.  Se observan relaciones de hostilidad, sumisión y rebeldía de los miembros de la familia, se dificulta la comunicación, se eleva la voz (gritos) o no hay comunicación.

¿En tus relaciones familiares no hay límites? ¿todos hacen lo que quieren?   ¿Te cuesta exigirle a los demás tus derechos?  ¿A los miembros de la familia les cuesta sumir las normas, o generalmente las rompen?

Crianza Permisiva: Con madres y padres sobreprotectores, los niños y niñas suelen ser demandantes, exigentes, pueden demorar más tiempo en madurar, les cuesta controlar sus impulsos, se frustran rápidamente, se les dificulta adaptarse a los ambientes sociales.

 ¿Tu vida gira en torno a los intereses materiales?  ¿Olvidas tener en cuenta los pensamientos y sentimientos de tus hijos, hijas o de tu pareja?  ¿Te cuesta decir que no? ¿Te falta tiempo para compartir con tu familia, porque estás ocupado u ocupada?

Crianza negligente: Se desconocen las ideas y emociones de los niños y niñas, quienes pueden sentir que no los quieren. El amor se les demuestra con regalos, lujos, viajes fantásticos. Los niños, niñas o la pareja aprenden a chantajear para cubrir la falta de afecto. Estas familias centran la seguridad y la felicidad en sus éxitos laborales y profesionales, que priman sobre el tiempo que dedican a sus relaciones y vida familiar.

¿Cómo te fue en el colegio hoy hijo, hija? ¿Te gustaría que juguemos junto un rato? ¿Ahora entiendes por qué es tan importante que obedezcas las reglas? ¿Estas triste, mañana lo harás mejor?

Estilo democrático: Madre y padre nutritivos, exigen con firmeza y amor, sensibilidad e interés.  Pueden ser familias muy afectuosas que ejercen un control moderado y favorecen las habilidades sociales. Prefieren hacer las exigencias con razones y respetan la independencia de los miembros, hacen acuerdos, aceptan las equivocaciones sin reproches.

Estos son algunos estilos de crianza que podemos revisar, la idea es que miremos si tenemos alguna de estas conductas o varias, porque en una familia pueden cambiar estas pautas dependiendo de la etapa evolutiva que vive la familia. Cuando los hijos hijas crecen se cambia, o cuando uno de los padres está ausente, u otras circunstancias, hay que estar dispuesto a adaptarnos.

El cambio presenta nuevos retos y oportunidades para mejorar y crecer, libera la culpa, sigue adelante, si nos hemos equivocado, es el momento de conectarte con los que amas, con amor incondicional, con Respeto y afecto, con presencia presente, todos necesitamos ser abrazados, sentirnos amados, recibir palabras de aprobación, saber que nuestra familia nos ama y acepta tal como somos y no desea cambiarnos. 

La conexión con los seres que amas les brinda seguridad, fortaleza y les permite crecer felices.

*Dora Inés Grosso García es psicóloga holística, doraigross@hotmail.com
 

back to top

COPYRIGHT 2018
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Siendo importante esto, es imperioso que en los centros de enseñanza, donde pasan la mayor parte de su vida, no se vean como "clientes"; y sean tratados con mas dignidad, y se dejen esas normas que los convierten en mercancías.
Posted: 4/12/2018