La Guelaguetza de Poughkeepsie, foto de Ping-Chuan Wang
La Guelaguetza de Poughkeepsie, foto de Ping-Chuan Wang
add this print this page

Buen gusto

Llega la Novena Guelaguetza 

Por Antonio Flores-Lobos
August 2017

Con tradición, cultura, sabor y mucho color, regresa el festival de La Guelaguetza al Waryas Park de Poughkeepsie, el domingo 6 de agosto, de la 1 a las 7 de la tarde. ¡Llueve o truene!
 
Aunque se trata de un festival mexicano, este es uno de esos que no incluye a charros ni mariachis, pero sí a un gran elenco de bailarines que representan el folclor del mexicano Estado de Oaxaca.  De hecho, La Diosa de Centeolt 2017, Hanny Vásquez Fabián, estudiante de la Arlington High School, será la encargada de abrir el festival, dando la bienvenida a todos, en inglés y en español.
 
 El Festival, que comenzó como un pequeño evento en una iglesia, y que fue organizado sin fines de lucro por un puñado de inmigrantes oaxaqueños, llega ya a su novena edición. Los organizadores y danzantes esperan deleitar con su arte a los más de 5,000 asistentes que se arremolinarán frente la tarima del parque, ubicado en la pintoresca sección de Poughkeepsie, en donde la Main Street se encuentra con el Río Hudson, casi a las sombras de los puentes que conectan los Condados de Dutchess y Ulster.
 
El festival es un evento anual, gratuito y para todas las familias, independientemente de su raza, cultura, religión y orientación sexual. En La Guelaguetza se puede comer autentica comida mexicana, informarse de lo que sucede en la comunidad, mientras se disfruta de un evento cultural de danzas tradicionales que datan de tiempos prehispánicos.
 
Según cuenta la leyenda, la Guelaguetza era una gran celebración que realizaban primordialmente zapotecas y mixtecos al terminar la cosecha o la construcción comunal de viviendas. Una vez armada la fiesta, llegaban personas para representar las ocho regiones de Oaxaca con sus colores, danzas, vestimentas y gastronomía.
 
La Guelaguetza de Poughkeepsie sigue basada en la tradición oaxaqueña, pero conforme se transforma en toda una institución del Valle del Hudson, va incluyendo nuevos atractivos. Este año, por ejemplo, decía recientemente Fel Santos, uno de los fundadores, y uno de los organizadores del festival, la Banda Benemérito estará tocando en vivo para algunos de los bailes que se presentan.
 
Otra de las novedades La Guelaguetza 2017 son los Monos de Calenda, unos maniquíes enormes en los que se meten danzantes en su interior y hacen a aquellos monigotes bailar.
 
Mientras ensayaba recientemente el Grupo Folclórico de Poughkeepsie, se podía constatar que las edades de los bailarines oscilan entre los 3 y los 60 años. Y no todos los participantes son necesariamente oaxaqueños o mexicanos.  Como por ejemplo, Fen-Lan Boham, una Taiwanesa que tiene ya cinco Guelaguetzas en su haber. “En el 2013 vine a ver la Guelaguetza y me gustó tanto que para la Guelaguetza del siguiente año ya era yo parte del elenco,” dijo Boham, cuyo amor por la danza oaxaqueña la llevo a ver la Guelaguetza en la mismísima Oaxaca.
 
 “No sé a dónde nos va a llevar esto, pero veo que La Gelaguetza está en un nivel muy importante y debemos de utilizarla para el beneficio de la comunidad,” decía Santos, a quien le gustaría iniciar un programa de becas estudiantiles. “Yo creo mucho en la educación y veo que en nuestra comunidad ya hay bastantes corta pastos y lavaplatos; y créeme, esos son trabajos muy dignos”, pero Santos piensa que las nuevas generaciones de hispanos, que tienen diferentes oportunidades a las que no tuvieron los que emigramos aquí, deben educarse para poder llegar a posiciones de poder, desde donde puedan ejercer influencia para beneficiar a la comunidad hispana.
 
Y aunque en su mayoría, el evento es para ver a bailarines derrochar cultura durante horas, el festival incluye a Vientos de México, una agrupación musical de Kingston que amenizará un baile al terminar las danzas, de manera que los asistentes tengan también la oportunidad de bailar con su media naranja, o quien sea.
 
Viendo a los niños practicar la danza, Santos respira hondo y dice “esa alegría de los niños es La Guelaguetza,” entonces reflexiona y se pone pensativo: “sé que en 30 o 40 años yo ya no voy a estar por acá, pero lo ideal es que esas nuevas generaciones sigan con la tradición que nos dejaron nuestros antepasados”. 

back to top

COPYRIGHT 2017
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.