add this print this page

¡Viva el Quijote!

Por Madeleine Calhoun
May 2016

¿Cómo es posible que una novela que fue escrita hace más de 400 años todavía tenga relevancia en nuestra época moderna? Todos conocen la gran historia de don Quijote, el héroe principal de la literatura del siglo diecisiete, pero pocos realmente entienden el fuerte impacto que ha tenido en la literatura de la época moderna.  Así, la leyenda de un personaje imaginario puede vivir por siempre. Si no me cree, lea lo que sigue.
 
En abril hubo un evento en Bard College llamado The Ghost of Cervantes (El fantasma de Cervantes). El invitado de honor fue Gerardo Piña Rosales, Director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, profesor de la literatura española en CUNY, y autor de la novela Don Quijote en Manhattan. Antes de atenuar las luces para empezar la charla, había un aire muy amable, todos platicaron una mezcla de español y de inglés, en una celebración mutua de las dos culturas. No quedó ni una silla porque había tanta gente, todos listos para escuchar la presentación de Piña Rosales, que había venido invitado por la profesora de español Patricia López-Gay, de Bard.

Piña Rosales empezó con su historia y explicó los comienzos de su relación larga y complicada con el Quijote. Cuando era muy joven, un día soleado en Málaga leyó por primera vez a Cervantes y se dio cuenta de la maravilla de escribir y leer. Desde entonces ha dedicado su vida a la literatura. Dijo que “escribir era la única actividad que realmente me inspiraba” (si bien su presentación fue en inglés, se notaba su acento andaluz). La obra de Piña Rosales, “Don Quijote en Manhattan” trata de un hombre que vive en Nueva York y se convierte en un tipo de nuevo Quijote. Este protagonista representa el Quijote original; un hombre bien educado que tiene aventuras y lucha por la justicia. Hay ecos cervantinos muy fuertes en su estilo vivo de escritura y en las descripciones detalladas de calles y edificios. Porque todo pasa hoy en día, había que incluir asuntos modernos y relevantes a Manhattan, como la tecnología, la violencia, el peligro de vivir en una ciudad, y la presencia de la lengua española en los Estados Unidos. Piña Rosales incluye diálogos muy animados en español e inglés para mostrar la mezcla de culturas en el Manhattan de hoy.

Don Quijote no sólo existe hoy en la obra de Piña Rosales, sino también en la literatura clásica y mundial. Parte de la presentación de Piña Rosales fue una explicación de su propia teoría sobre las huellas cervantinas que han sobrevivido y reaparecen en la literatura. Con ejemplos como Moby Dick, Las aventuras de Tom Sawyer, y Tarántula Negra, Piña Rosales mostró que Cervantes todavía inspira a otros autores a escribir sobre las aventuras, las capturas, la pobreza y la muerte de un héroe como su Quijote.

Además de estos ejemplos, en los noventa, la autora estadounidense Kathy Acker publicó su propia versión de don Quijote, en la cual una heroína punk lucha contra la sociedad sexista y patriarcal. En esta reinterpretación, Acker reconstruyó la leyenda del Quijote para una nueva generación. En este acto de llevar el Quijote original a la época moderna, autores como estos y Piña Rosales ayudan al Quijote a vivir para siempre. Piña Rosales concluyó su presentación mostrando una imagen graciosa de su propia cara sobrepuesta en un retrato tradicional de Cervantes.

Acto seguido, algunos estudiantes de Bard hicieron una lectura bilingüe de una selección de Don Quijote en Manhattan. También hubo una ronda de preguntas para empezar una conversación más involucrada entre Gerardo Piña Rosales y el público. Los espectadores le preguntaron sobre la importancia de tener una figura tan fuerte como Quijote en la literatura y sobre el futuro del español como idioma creciente en Manhattan. Alguien preguntó sobre el desarrollo de la lengua española y si con tanto uso de Spánglish exista la posibilidad de olvidar la gramática tradicional. Piña Rosales respondió con el hecho fascinante que hay casi 50 millones de hispanohablantes en los Estados Unidos ahora mismo. Dijo que el Spánglish es un fenómeno lingüístico, y así como existen “mexicanismos”, también hay “estadounidismos”, y es necesario reflejar esta realidad en la literatura. Después de la discusión Piña Rosales acabó el evento de una manera positiva, reforzando del poder y la magia eterna de la literatura… “Las palabras no son solo palabras, las palabras son vida”.
 
 

back to top

COPYRIGHT 2016
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Comentario: Como protagonista (más o menos) de aquel acto memorable en Bard College, agradezco y felicito a Madeleine Calhoun su estupendo artículo. Y recuerden: leer es vivir más, y más intensamente. Gerardo Piña Rosales
Posted: 5/21/2016