add this print this page

La Cuba que se nos viene

Por Francisco Manrique
December 2015

Desde el anuncio, en diciembre del año pasado, del Presidente Barack Obama y el Comandante Raúl Castro, jefe del gobierno de Cuba, después de 50 años de congelamiento, han pasado muchas cosas entre Estados Unidos y la Gran Isla del Caribe, que culminan con el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. Sin embargo, aunque quedan temas pendientes por resolver, como el levantamiento del embargo comercial, se ve este proceso con mucha esperanza y un entusiasmo generalizado de las partes en cuestión.
 
No hay duda que de levantarse el embargo comercial, Cuba será escenario de grandes cambios sociales, económicos y culturales, que de hecho se están dando y que pude comprobar en mi reciente visita, con motivo de asistir al X Seminario Internacional de Prensa y Turismo, que organizó el Círculo de Periodistas de Turismo de Cuba, el Instituto de Periodismo José Martí, con el apoyo de la Unión de Periodistas de Cuba, del 22 al 27 de junio pasado en la ciudad de La Habana.
 
De Nueva York a La Habana
Solo unos meses antes, el gobernador Andrew Cuomo, acompañado de una comitiva comercial, había ido a La Habana para reunirse con autoridades locales, analizando la posibilidad de la apertura de negocios de empresarios neoyorquinos, junto al CEO de JetBlue, Robin Hayes, quien anunció a partir del 15 de julio vuelos directos desde el aeropuerto JFK.
 
Nosotros tuvimos que volar hasta Cancún, México, y tras unas horas de espera, tomar la conexión en Cubana de Aviación hacia La Habana, en un vuelo totalmente lleno de turistas europeos, mexicanos y cubanos americanos, entre quienes había viajeros frecuentes cuya razón fundamental es el negocio entre México y Cuba, llevando abundantes aparatos electrodomésticos y otros equipos que en la Isla son muy solicitados.
 
Durante el vuelo, conocí a Lorena, una cubana que trabaja como cantante y bailarina en uno de los shows que ofrece el Hotel Riviera Maya de Cancún, quien señala que Cuba está viviendo una nueva época. "Yo creo que sí, porque antes yo no podía ir a otro país a trabajar, sino era con una visa especial, pero desde hace algunos años vivo entre Cancún y La Habana, el dinero que gano es mío y para mi familia a quienes visito regularmente". La cantante trabajó por años en el famoso cabaret cubano Tropicana e hizo muchas giras a nivel internacional, hasta que decidió retirarse. "Cuando íbamos de gira, yo no veía el dinero que ganaba, solo una parte nos entregaban, pero hoy es distinto, he podido comprar mi casa en Cuba y allí vivo con mi familia", explica.
 
El vuelo duró solo un poco más de una hora, fue más el tiempo de espera, tanto en el de Cancún como en el de llegada al aeropuerto internacional José Martí. Aunque el aeropuerto luce renovado, las largas filas en inmigración, recogida de equipaje y cambio de moneda, cansan más al viajero. Solo el panorama que se abre entre palmeras y una exuberante vegetación, al dirigirnos al hotel,  descubrimos a la ciudad de La Habana, bajo una tenue caída del sol en el horizonte, que nos llena de alegría al tomar contacto con suelo cubano, por toda la historia que guarda y en especial por su gente, con su cálido recibimiento.
 
Se preparan para un gran turismo
El turismo es el segundo renglón de la economía cubana, el primero lo constituye la oferta de servicios profesionales en el que destacan los servicios médicos, y está en franco ascenso. Solo este primer trimestre recibieron más de un millón de visitantes, lo que significó un incremento del 15 por ciento, respecto del año pasado. De hecho, nunca antes habían recibido tantos turistas, lo que ha dado pie a una nueva concepción en el aspecto de inversiones en infraestructura turística, tanto privadas como mixtas, de cara a la posibilidad de recibir una avalancha de turistas estadounidenses, como lo señala José Daniel Alonso, director de Negocios del Ministerio de Turismo de Cuba. "Lo primero que hay que destacar es que podemos ofrecer a los turistas un alto nivel de seguridad ciudadana, así como la estabilidad política, jurídica y social existente en el país, muy atractivo para la inversión extranjera. Con la entrada en vigor de la Ley 118 de la Inversión Extranjera, el sector de turismo es uno de los priorizados en la implementación de esta modalidad de inversión, sobre todo en las modalidades de empresas mixtas para desarrollos hoteleros y desarrollos inmobiliarios y en los Contratos de Administración y Comercialización Hotelera".
 
Actualmente cuentan con una planta hotelera con más de 62 mil habitaciones, de las cuales el 65% alcanzan las categorías 4 y 5 estrellas, siendo su principal mercado emisor el canadiense, luego europeo, conformado por alemanes, españoles, rusos y otros. Para el 2020, tienen proyectado elevar la oferta hotelera a más de 85 mil camas, siendo los proyectos de mayor envergadura los de las cadenas españolas Meliá e Iberostar, con una presencia importante de hoteles en La Habana, y en Varadero las de tipo resort all inclusive.
 
Al respecto, la española Elvira Ameijeiras, directora de comunicaciones de Meliá Cuba Hotels International, responde si Cuba está preparada para recibir una avalancha de turistas estadounidenses, que la oferta hotelera que Meliá Cuba ofrece cubre casi el 50 por ciento de la ocupación, pero que además de los 27 hoteles que la cadena opera, están trabajando dos más que estarán terminados en el 2016, lo que incrementará con más de 900 habitaciones más.
"Por ser una empresa española, Meliá es un referente en mi país, luego del cual está Cuba, considerada el primer destino donde tenemos más hoteles y más presencia. Meliá CUBA Hotels International ofrece hoteles diseñados para despertar la fantasía en las deslumbrantes playas de Varadero y de Holguín, los exóticos cayos de Cuba y ciudades ricas en leyendas como La Habana y Santiago de Cuba".
 
Acercamiento histórico y admiración por Obama
Si bien existe una expectativa generalizada por lo que significa el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, tampoco se hacen ilusiones del todo, teniendo en cuenta unas lentas negociaciones y un cierto rechazo político al proceso, por parte del partido republicano, como apunta el analista político cubano, doctor Esteban Morales Domínguez, profesor de ciencias políticas y económicas en la Universidad de La Habana, y Director del Centro de Estudios sobre Estados Unidos. "Sea cual fuere el resultado, este será un proceso histórico porque es la primera vez que un presidente norteamericano ha reconocido que el embargo a Cuba no ha servido para nada, por ello admiramos en Obama su valiente e inteligente actitud en tomar la iniciativa en proponer y trazar una agenda que se está trabajando y al cual nosotros vamos en igualdad de condiciones. Aquí no debe haber confrontación, sino una negociación equilibrada para ambos, pero en el que hay que señalar también que no nos hacemos ilusiones, que vamos con los pies en la tierra", señaló.
 
Sin embargo nuestra contacto con gente de a pie, taxistas, empleados de hoteles y restaurantes, así como el trabajador común es que ven en este histórico acercamiento, entre Cuba y Estados Unidos, como una oportunidad para tener mejores condiciones de vida y disfrutar también de los maravillosos recursos turísticos que Cuba posee, reservado solo para turistas que los pueden pagar, anhelo esperado por varias décadas. Al abrirse el camino para que los cubanos americanos puedan visitar a sus familiares en la gran Isla, siendo muchos de ellos gestores de pequeños y medianos negocios, como restaurantes y bares, dirigido al turista extranjero.
 
La comunicación con el mundo sigue siendo limitado, los servicios telefónicos son muy caros, el internet es muy lento y de difícil acceso y no está disponible en todos los lugares, lo que dificulta el contacto personal cotidiano. No hay libre cambio de moneda, pues lo controla el estado. El CUC (Cuban Convertible Peso), moneda oficial creada para protegerse del cambio internacional, está ligeramente por encima del dólar y solo se puede conseguir a través de las CADECA, casas de cambio autorizadas, porque en ningún lugar reciben dólares. No hay posibilidad de usar tarjetas de crédito, solo en algunos hoteles como Melía e Iberostar las aceptan siempre y cuando no sean American Express.
 
Aunque para el cubano común, la procesión va por dentro, el optimismo y esperanza son dos grandes razones para seguir luchando, como reza el famoso lema del Che Guevara, que vemos en la Plaza de la Revolución. En cada conversación y testimonio, aflora el respeto y orgullo de lo que significan para ellos el legendario comandante Fidel Castro y ahora su hermano Raúl, simbolizando en el bello atardecer en La Habana, la esperanza de un día mejor mañana.
 
 
* Francisco Manrique es periodista peruano y fundador de la Asociación de Periodistas de Turismo de Nueva York, APETHNY.
 

back to top

COPYRIGHT 2015
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.