add this print this page

Debate

¿Libertad de expresión? Rodner Figueroa, Carmen Aristegui ¿Je suis Charlie?

Por Sebastián Antón-Ojeda
April 2015

En Estados Unidos, despiden al comentarista de moda Rodner Figueroa de Unvisión por haber comparado a Michelle Obama con un simio. ¿Es libertad de expresión? En México, D.F., Carmen Aristegui, una de las periodistas más importantes e influyentes del país, junto con sus dos compañeros Daniel Lizárraga e Irving Huerta es despedida de MVS Radio por sus esfuerzos en exponer la corrupción del gobierno mexicano. ¿Es libertad de expresión? En París, terroristas asesinan a 12 caricaturistas de una revista satírica por su sardónica interpretación del profeta Mahoma y a los musulmanes en Europa. ¿Es libertad de expresión?

Este relevante tema fue discutido por un panel de académicos el pasado febrero en Bard College en una charla abierta al público. Demográficamente, Europa occidental ha hospedado una sorprendente población musulmana en su historia reciente, debido a largas corrientes de inmigración de varios países islamitas. Muchos de aquellos inmigrantes son refugiados que buscan un gobierno que les permita más libertad de expresión que la de su país de origen.

La creciente presencia islamita en Europa incluso antes de los ataques ha provocado mucha tensión entre la población cristiana y musulmana, por lo cual un atentado como el del semanario Charlie Hebdo tendrá consecuencias severas que se reflejarán en la insegura convivencia entre estos dos grupos. La profesora Karey Bystrom, vía teleconferencia desde Berlín, recuerda que solemos considerar que aquí en el occidente tenemos ciertas libertades, pero en muchas partes del oriente simplemente no las tienen.

Mientras tanto, la cuestión de los límites de esta libertad de expresión suele discutirse, pues en estos mismos Estados Unidos el comentarista del canal de aire en español, Univisión, Rodner Figueroa comparó a la primera dama Michelle Obama con un personaje de la película El Planeta de los Simios. El escándalo que causó este comentario ocasionó su despido, pero tendremos que preguntarnos, ¿es tan diferente un comentario ofensivo transmitido por un canal masivo como Univisión que el de una publicación expresadamente ofensiva, por lo satírica, como Charlie Hebdo (30 a 60 mil ejemplares semanales hasta antes del atentado)?

La libertad de expresión ha de alcanzar los dos polos de este hemisferio social, ¿no? Pues si no, sería libertad parcial. Una revista puede ser ofensiva a propósito (“estúpida y maliciosa” reza su lema), ¿pero un comentario “inocente” acaso sería peor? Lo único que cambia es el medio de transmisión. El hecho de que la expresión libre de unos cuántos caricaturistas no solía castigarse como la de Rodner Figueroa, pero en cambio terminó con increíble violencia, nos dice que esta libertad no se extiende a todos nosotros, considerados occidentales.

Ahora veamos cómo la expresión libre se reprime y se apachurra en México, patria mía. Quien se informe sobre la corrupción gubernamental en México sabrá que una de las principales investigando e informando estos temas hoy en día es Carmen Aristegui, periodista cuyo reportaje nos revela las variadas ineptitudes del sistema que gobierna. Aristegui fue despedida por su empresa MVS recientemente pasada por su conexión con la campaña MexicoLeaks (usando sin su permiso la marca de MVS). Claro, muchos mexicanos sospechan que la verdadera razón de su despido no fue esa, sino un reportaje libre y sin censura reciente sobre la primera dama mexicana, una posición fuerte frente a un gobierno con gran poder sobre los medios masivos de comunicación. 

Volviendo a Je Suis Charlie, Ian Buruma (profesor en Bard College) defiende a la revista Charlie Hebdo al exclamar que no es una publicación islamófoba y que, dado que también se burla de cristianos judíos y musulmanes por igual, no representa una intolerancia específica contra el Islam. Sin embargo, no es lo mismo burlarse de la clase en poder que de la clase inmigrante. Buruma insiste que no hemos de pensar en estos conflictos como una guerra entre oriente y occidente, sino como eventos aislados, llevados a cabo por reclutas extremistas y malinterpretes de su propia religión.

La libertad de expresión podría ser un valor absoluto, aunque no se comparte en otras partes del mundo. Quizás siendo sensibles a las estipulaciones de una religión ajena (no europea) tal tragedia se hubiera evitado, pero opino que culpar al síntoma no es considerar a la condición. Si todos fuéramos Charlie, la división entre Europa y la comunidad islamita se pronunciaría aún más.

  

El debate está servido. Y usted ¿qué opina? Escriba a escribalavoz@yahoo.com y ¡haga oír su voz!



back to top

COPYRIGHT 2015
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.