add this print this page

Actualidad

¿Vale la pena angustiarse por el SAT?

Por Jazmin Pichardo
June 2014

Para los estudiantes de secundaria, el proceso de solicitud a la universidad está lleno de ansiedad y estrés. Desde la selección de universidad hasta solicitar ayuda financiera, los estudiantes temen cada paso del proceso. Pero nada evoca más ansiedad que el examen de ingreso a la universidad, el SAT. El SAT es una prueba de tres horas y media de duración requerido por un 80 por ciento de las universidades de los Estados Unidos. Cada año más de 1,5 millones de estudiantes toman el SAT con la esperanza de alcanzar una puntuación que ayudará a destacar su solicitud. En los últimos años, sin embargo, el SAT ha estado bajo mayor escrutinio por parte de padres, estudiantes, e incluso funcionarios de la universidad.

Cuando los estudiantes aplican a la universidad, envían una variedad de materiales, como calificaciones, cartas de recomendación de sus maestros, un ensayo personal y una lista de actividades extracurriculares en las que han participado en los últimos cuatro años. Aunque es útil para las universidades saber cómo les fue académicamente a los estudiantes, en realidad lo que los funcionarios de admisión se preguntan es si un candidato está preparado para el nivel universitario. Esto es lo que el SAT promete revelar. Según el College Board, creadores del SAT, el examen es el mejor pronosticador del promedio de calificaciones de un estudiante en su primer año universitario. Es decir, cuanta mejor puntuación obtiene un estudiante en la prueba, mejor le irá en sus clases académicas. Con tal definición, no es sorprendente que padres y estudiantes por igual se angustien con el SAT. Tanto así que cada año salen noticias sobre algún estudiante que cometió fraude en el examen, o padres que gastan fortunas en materiales de preparación.

Yamilex P. es alumna en su último año en la Arlington High School y participante en el Programa Exploring College de la Iniciativa de Educación Urbana  de Vassar College. Al igual que muchos estudiantes de secundaria, ella es muy consciente de la importancia del SAT, "definitivamente me sentí presionada para sacar una buena nota en el examen. Sé que algunas de mis escuelas realmente toman en cuenta el SAT  y que algunos estudiantes fueron rechazados a su universidad preferida, ya que no les fue bien en la prueba". Yamilex evoca las preocupaciones de muchos estudiantes en su difícil situación y su ansiedad tiene justificación. Aunque las universidades deben utilizar el SAT sólo como uno de los factores en la evaluación integral de la solicitud de ingreso, demasiadas universidades utilizan el examen como punto de corte. Recuerdo mi experiencia con un alumno al que se le negó la admisión a una universidad pública. Cuando llamé a la oficina de admisiones para preguntar acerca de tal decisión, señalaron que aunque el estudiante tenía calificaciones altas y tenía posiciones de liderazgo en varias actividades extracurriculares, su puntuación en el SAT era demasiado baja. ¿Pero es el SAT realmente un predictor válido de cómo les irá a los estudiantes académicamente en su primer año universitario? Esta es la fuente principal del debate sobre la validez del SAT.

Aunque el College Board patrocinó varios estudios que confirman la validez del SAT, hay crecientes pruebas que refutan tal afirmación. Según un estudio realizado por William Hiss, ex decano de admisión de Bates College en Lewiston, Maine, no hay prácticamente ninguna diferencia en el éxito académico entre los estudiantes que reportaron sus resultados del SAT en su aplicación a la universidad y los que no lo hicieron. Por lo tanto, el Centro Nacional para Pruebas Equitativo y Abierto (FairTest), una organización que promueve "evaluaciones justas, abiertas, válidas y educativamente beneficiosas para estudiantes,  maestros y escuelas" y uno de los críticos más fuertes contra el SAT, encontró que el rango académico, las calificaciones, y el rigor de las clases tomadas son mejores predictores del éxito en la universidad que el SAT.

El SAT también falla cuando se trata de evaluar la capacidad académica de los estudiantes que estudian el inglés como segunda lengua (ELL). Ya que el SAT es un examen cronometrado, no les proporciona a los hablantes no nativos el tiempo necesario para procesar el contenido de la prueba y responder con la mayor precisión posible. Como resultado, los hablantes no nativos de inglés tienden a no obtener puntuaciones tan altas como los hablantes nativos del inglés.

¿Que significa esto para los estudiantes a quienes no les va bien en el SAT? El no obtener una puntuación alta en el SAT no significa que el estudiante no pueda asistir a la universidad. Si bien la mayoría de universidades en los Estados Unidos todavía requieren el SAT, muchas universidades tienen políticas de SAT opcional, es decir, que el estudiante no necesita entregar los resultados de su examen con su solicitud de ingreso. En el estado de Nueva York varias universidades, como Bard College, Union College, Marist College, SUNY Potsdam, SUNY Empire State, y otros tienen políticas de SAT similares. Yamilex reconoce que sus resultados en el SAT perjudicaron sus posibilidades de ser aceptada a ciertas universidades, pero ella también aplicó a universidades que no requieren el SAT. Yamilex asistirá a la Universidad Loyola de Maryland como miembro de la clase 2018. Cuando se le preguntó acerca de su experiencia con el SAT dice, "es ridícula la cantidad de estrés que me produjo. La prueba pone un valor superficial en el rendimiento de un estudiante. ¿Cómo es que una prueba pesa más que todo el trabajo que he hecho en la escuela secundaria?"

En última instancia, los estudiantes deben ver el SAT como sólo un factor en el proceso de solicitud de ingreso a la universidad. Muchos estudiantes y padres desperdician demasiado tiempo, energía, y dinero preparándose para el examen. No es necesario estudiar para el SAT ya que las calificaciones escolares valen más, pero si un estudiante decide tomar el SAT y quiere estudiar para el examen hay opciones gratuitas o a bajo costo: como comprar un libro de práctica del SAT o visitar su biblioteca pública local, que en ocasiones ofrece clases de preparación gratuitas como parte de su programación para adolescentes. También hay sitios web que ofrecen preparación para el SAT gratuita en línea, como number2.com y Khan Academy (https://www.khanacademy.org/test-prep/sat), que se ha asociado con el College Board para proporcionar clases de SAT en vídeo.



La Voz, Cultura y noticias hispanas 

back to top

COPYRIGHT 2014
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.