add this print this page

Ruferos de Atlas

Por Robinson David Martínez
February 2012

Basado en la vida real. los nombres de los personajes han sido cambiados. me llamo max. soy escritor y vivo ilegalmente en los estados unidos. me gradué de bard college con el titulo de b.a. en literatura que poco me ha servido en la vida laboral (pero esto es mi culpa). en la solicitud mentí sobre mi estado legal, dije que era ciudadano americano. dos semanas después de haberme graduado de la universidad comencé a trabajar como chofer para una compañía de roofing (servicio de arreglar techos). al jefe, unos seis años antes lo agarraró borracho la policía y le quitaron la licencia de conducir. pero más sobre esto en el futuro.

ayer, 11-11-11 metí la pata aunque fue un día fenomenal. sentí que todo en mi vida yacía en armonía. todo comenzó cuando ripiamos (viene de la palabra en inglés, rip, que quiere decir romper, rasgar, arrancar). para nosotros es quitar las tejas viejas del techo con unas barras de hierro que llamamos ripiadoras.  ripiamos el techo de la parte de atrás, la parte del patio, y al exponerse la madera nos dimos cuenta de que el plywood (plancha de madera como de 4 pies por 8 pies de largo) estaba dañado. 

como soy el único que es totalmente bilingüe, me mandaron a comprar 12 planchas a home depot. le pregunté a H., el líder de los ruferos, que cuán grueso debería comprar el plywood. me dijo que lo que sea. no lo pensé dos veces y me fui. me demoré como una hora entre ir y regresar. saqué las planchas de la troka (truck: camioneta en inglés. cuando los ruferos y yo nos texteamos, deletreamos t.r.o.k.a. al referirnos a la camioneta) y luego me fui a comprarles el lunch. mi trabajo es ser el asistente de todos. ayudo a ripiar, a recojer a punta de pala las shingles viejas (tejas, los ruferos pronuncian esta palabra como chingols) y llevarlas en la carretilla hacia el contenedor de metal del camión. también manejo el camión (que tiene el contenedor grande metálico atrás). cuando está lleno lo llevo al basurero para vaciarlo--muchas veces aprovecho esta oportunidad de soledad en el camión para cantar.    

esta vez, como los restaurantes estaban lejos, decidieron que les comprara café con pan en la gasolinera que estaba cerca. si H., ecuatoriano de pelo corto y con un chivero, decide comer comida china o hamburguesa o, como esta vez, pan con café, esto influye en lo que los otros deciden comer. todo depende del área donde estemos, si hay restaurantes cerca o no.

O. siempre lleva su comida que él mismo cocina la noche anterior y me pide que se la caliente en el microondas que hay en muchas gasolineras. pongo el recipiente en el microondas con las tortillas en la bolsa plástica donde vienen encima del recipiente de comida y al terminar, la bolsita de la tortilla se infla de vapor como un globo.  veo esto como si fuera veneno: el uso del microondas y de comida en recipientes de plástico, y se lo he dicho pero no me quiere escuchar. como no había rolls (un pan redondo que utilizan en muchos delis para hacer sándwiches) les compré cruasanes. regresé y todos lonchamos (comimos).  yo en general traigo mi propio lunch. ese día comí arroz integral y lentejas, un poco de ensalada, un banano y uno de esos tés que se llama honest tea.

nos sentamos en el pasto, comimos y descansamos.  después de una media hora o 40 minutos H. comenzó a subir en la escalera con las planchas al hombro. 5 minutos después escucho un grito: "¡esas no son!"  y tira las dos planchas del techo al pasto. el pasto donde cayeron las planchas se movió de repente con el viento de la presión creada.  "¡esas planchas son de 1/4 de ancho! ¡media pulgada! ¡media pulgada!" 

ay ay ay.  había comprado las que no eran. A algo en mi le encanta el drama y otra parte de mi está completamente indiferente. pero eso quería decir que el jefe se iba a poner bravo conmigo porque el tiempo que pierdo en ir a home depot es tiempo que no les estoy ayudando a los muchachos. es tiempo malgastado. yo no lo veo así, porque los errores son inevitables, pero el jefe todavía es prisionero de la ilusión del dinero y siempre está de prisa para terminar los trabajos y estresado--el pobre no sabe relajarse en una manera sana. su herramienta de relajación es la tele y un capitán morgan con coca cola... esto rompe mis planes de pedir que me suban el sueldo porque este error es el tercero que hago en las últimas 2 semanas.  voy a tener que esperar hasta el día del pavo o hasta navidad si es que no he encontrado otro empleo. 

había una cola en el mostrador donde se regresan las cosas. los trabajadores de home depot eran tortugas bostezando y los que esperaban eran liebres impacientes. le expliqué al tipo que tenía que cambiar las planchas de un 1/4 y por planchas de media pulgada de grosor.  me dijo que como mi jefe había dado el numero de tarjeta de crédito por teléfono teníamos que llamarlo de nuevo para que autorizara el cambio. lo llamamos y le pasé rápido el teléfono al empleado.  luego me pasó el teléfono:

"¡que carajos estás haciendo! (dijo esto con una mala palabra en cada frase) ¿cuánto tiempo llevas trabajando con nosotros? ¡no sabes que siempre utilizamos plywood de media pulgada!  yo creo que todas tus tontadas las haces a propósito y me estoy cansando--me están llamando en la otra linea".  

tonytony siempre cuelga sin decir adiós.  tantas veces me he quedado hablando diciendo, ok, bueno, hablamos mañana, y él ya habría colgado. 

recuerdo la primera vez que conocí a tony.  como en ese entonces yo era adicto a la marihuana, tuve que aguantarme tres horas antes sin fumar (a propósito, el 10 de este mes va a ser un año que no fumo). fui a su oficina y él estaba sentado, hablando por teléfono. tenía puesta una gorra de béisbol con el logotipo de un hombre musculoso con el mundo en sus hombros sosteniendo un techo. tony hablaba con alguien en la lumber yard (el sitio donde compramos material, como madera, clavos, shingles) le estaba gritando...

a mi me han dicho, tú sabes dos idiomas, tienes un título universitario. ¿por qué estas trabajando de rufero?  no sé cómo responder. cuando vine a los estados unidos, vine ilegalmente. esto creó un impacto en mi. desde los nueve años, edad a la que llegue aquí de colombia, me he sentido como un criminal, como si hubiera hecho algo malo. siempre he sentido eso. y esto ha sido parte de mi psique. aunque soy pudiente, parte de mi se siente como un criminal. he internalizado barreras invisibles creadas por un grupo de mentes que dictan permisos de papel, una ilusión que te dice esta persona tiene permiso de vivir en estas tierras o no. cuando me siento a meditar con ojos cerrados (trato de meditar treinta minutos todos los días) recuerdo que soy un ciudadano del mundo y merezco vivir en paz, contribuyendo a la gente en las tierras donde habito. cuando practico una buena sesión de meditación siento desvanecer las barreras hechas por la mente, las mías y las de mentes ajenas. en este estado mi conciencia tiene libertad de observar toda faceta de mi vida. es una herramienta increíble. con el tiempo aprenderé a que mi conciencia salga de mi cuerpo estando despierto. así no necesitaré de una estúpida tarjeta codificada de plástico que me de permiso para volar.




back to top

COPYRIGHT 2012
La Voz, Cultura y noticias hispanas del Valle de Hudson

 

Comments

Sorry, there are no comments at this time.